Bienvenido

Bienvenidos a la página de la Denominación de Origen (DO) de la Quinua Real del Altiplano Sur de Bolivia. Aquí encontrará toda la información sobre nuestro bello producto – Quinua Real – la verdadera y única, desde las orillas de los lagos salados del sur a una altitud de más de 5000 metros sobre el nivel del mar en Bolivia.

Estamos orgullosos de presentar a nuestra gente que continúa la tradición de cultivar, cosechar y procesar nuestra quinua de generación en generación y por más de 6000 años usando sus métodos tradicionales.

Nuestra nueva Denominación de Origen (DO) le garantiza que lo que compra es el producto verdadero de primera calidad: Quinua Real con sus características destacadas, incluyendo libre de gluten y 100% orgánica, gracias al sistema de trazabilidad de clase mundial que ahora se está probando.

Garantía de Calidad


#1

Orgánica


#2

Libre de Gluten


#3

Sin modificaciones genéticas


#4

Certificación territorial


#5

Variedades
nativas

Conozca más sobre el sistema de trazabilidad

El Productor

La evidencia histórica muestra que los pueblos del Altiplano de Bolivia empezaron a domesticar quinua entre 3.000 y 5.000 años antes de Cristo.

Hay evidencia temprana de su morfología en cerámica de la cultura de Tiahuanaco (Bolivia) que muestra representaciones de una planta de quinua con varias panojas a lo largo de su tallo, lo que sugiere una de las cepas más primitivas de la planta.

Durante la domesticación, las poblaciones andinas sin duda seleccionaron genotipos según su utilidad y tolerancia a factores biológicos y no climáticos adversos, dando lugar a las plantas y ecotipos de hoy con sus diferentes características.

Los agricultores de la región intersalar de Bolivia son los orgullosos productores de las más valiosos cepas, conocidas como Quinua Real.

Los incas consideraban a la Quinoa Real como un alimento sagrado, un regalo de los dioses. Lo llamaron “La Chisiya Mama”: la madre de los granos.

En Bolivia, la Quinua Real sigue formando parte del misticismo y la cultura de la población nativa.

Hasta hace pocos años, la quinua era sembrada a mano y exclusivamente por mujeres, ya que se cree que transmiten su fertilidad a la tierra. Las herramientas que utilizaron fueron pequeños instrumentos rústicos como el Taquiza, Liukána o Tank’ana que se utilizaban para perforar hoyos y cubrir las semillas para no crear surcos que condujeran a la evaporación innecesaria de la humedad en el suelo.

El Producto

La quinua fue cultivada por primera vez hace 5.000 años en la cordillera de los Andes en lo que hoy es Bolivia, Ecuador y Perú por sus semillas y hojas.
Su variabilidad genética señala que la quinua es una especie oligocéntrica con puntos de origen ampliamente distribuido y diversificación múltiple. La región andina presenta la mayor diversidad y variación genética.

La quinua ha sufrido una amplia gama de cambios morfológicos durante su domesticación y como resultado de la actividad humana. Estos incluyen una inflorescencia más compacta en la punta de la planta, un aumento en el tamaño del tallo y la semilla, la pérdida de los mecanismos de dispersión de semillas y altos niveles de pigmentación.

La mayor variedad de quinua se puede encontrar en Potosí (Bolivia). Sólo en Bolivia hay 3 mil ecotipos. Hay quinua de granos grandes y pequeños, algunas son más adecuadas para hacer harina y otras para cocinar como grano.
La quinua no es un grano sino una semilla, es una especie de hoja ancha (chenopodium quinoa) genéticamente cercana a la remolacha y la espinaca, funcionalmente planteada como un cultivo de granos y por lo tanto a veces se denomina un pseudo-cereal. Hay miles de variedades de quinua, la mayoría de ellas silvestres. Las más valiosas son las cepas de herencia ancestral cultivada por los agricultores bolivianos para prosperar en suelos salinos a gran altitud, resistiendo la sequía y las heladas para proporcionar la inigualable bondad de la Quinua Real.

El Lugar

La quinua real sólo crece en las altas llanuras del sur de Bolivia en proximidad al salar más grande del mundo. El salar de Uyuni que tiene una superficie total de 10.582 km2 (4.086 millas cuadradas) y Coipasa, que tiene 806 km ² (311 sq mi). La radiación solar en los alrededores es de 1.800 mcm / m2, casi el doble de lo que se considera normal. Todo esto a más de 3.656 metros (11.995 pies) sobre el nivel del mar.

Miles de años atrás, el área donde crece la Quinua Real era un lago y eso ha cambiado la calidad del suelo a un mayor equilibrio de salinidad y acidez que se cree que es uno de los factores que contribuyen a la calidad del grano de Quinua Real.

La quinua real se adaptó a estas condiciones hace más de 6.000 años. Esta característica es muy importante porque la contaminación con otros granos (p.ej., granos con gluten) es virtualmente imposible y tampoco existe posibilidad de contaminación cruzada con otros cultivos que requieran altos niveles de intensidad agrícola (por ejemplo, el uso de agroquímicos ). Otros cultivos simplemente no podrían sobrevivir a las condiciones del territorio.
Los científicos sugieren que hace miles de millones de años el Altiplano andino estaba en el fondo de un gran océano. Cuando las montañas surgieron, el mar se secó y dejó atrás los históricos lagos de sal.

Así nació la Cadena Andina, la cadena montañosa más maravillosa de las Américas que se extiende desde el frío de la Patagonia hasta el Caribe.

Los Famosos y la Quinua

Germán “Thunupa” Nina de Jirira

According to Aymara legend, it was Thunupa who gave the Andean people quinoa. Long ago, when a drought caused hunger throughout the region, the god sent to earth a beautiful emissary named Nustra Juira. She traveled the Altiplano by foot, from Lake Titicaca to the salt pans in the south. When at last she reached Thunupa and ascended back into the sky, along the path she had walked grew a nutritious new crop that could withstand drought and cold.

Sitting here, framed by the volcano, Nina tells us his name is not really Germán—it is Thunupa. He explains that although his Aymara parents didn’t believe in la religión, they brought him to church for baptism. When the priest asked what name the child would have, they said Thunupa. “Out with your scary Indian names,” the priest replied, and ejected them from the church. They tried repeatedly to persuade him, but in the end they told the priest to use whatever name he wanted—the boy could change it when he was grown.

Nina is sufficiently self-assured that I suspect he wouldn’t object to my drawing a parallel between him and his divine namesake. Like Thunupa, he has helped make quinoa flourish on the Altiplano. Beginning in the 1980s, after drought devastated Jirira and other rural communities, he devoted himself to creating an international market for the crop. To keep that market working in favor of farmers rather than exporters, he joined in founding the first and still most influential quinoa-growers’ co-op in the country, Asociación Nacional de Productores de Quinua (ANAPQUI).

Because of efforts like these, quinoa could become the Altiplano’s first significant cash crop ever. The region’s rural villages had long been emptying out, for all the familiar reasons: lack of opportunity, meager incomes, and, increasingly, environmental challenges. Quinoa now allows farmers to remain in those villages; it has even enabled some emigrants to return.

Leer el artículo completo

Noticias

Eventos

Estadísticas

Exportación en Millones de Dólares

  • USD Millions

Socios